Traducción del inglés

El Nuevo Orden Mundial

 

Traducción del inglés "New World Order"; frase utilizada sistemáticamente desde hace décadas por las elites anglo-norteamericanas para describir su visión del ordenamiento mundial deseable en el cual el poder político-económico ya no lo detentarán las estructuras públicas asociadas al Estado-nación soberano, sino, más bien, un conjunto de estructuras privadas que opera como una red supranacional.
Ya en 1918, al finalizar la Primera Guerra Mundial, se pensaba en un ulterior nuevo orden mundial; luego en 1945 al finalizar la Segunda Guerra Mundial, y desde 1989 con el fin de la Guerra Fría, este concepto fue rescatado y puesto en boca del ex-presidente George Bush, para describir lo que pareciera conformar el asalto final de la tecnoestructura supranacional para erigirse en el único poder planetario.
En cada etapa de su desarrollo estos poderes fácticos mundiales procuraron erigir estructuras administrativas según las necesidades y posibilidades de cada época. Es así como al finalizar la Primera Guerra Mundial surgieron estructuras financieras internacionales que impulsaron la creación de la Liga de las Naciones; luego tras la Segunda Guerra Mundial surgió una poderosa red de estructuras económicas multinacionales que impulsaron la creación de una amplia gama de organismos multilaterales mundiales; la Organización de las Naciones Unidas, en el ámbito político, y agencias financieras como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que operan como brazo internacional del Banco de la Reserva Federal estadounidense.
En nuestros días y tras el fin de la Guerra Fría y la prevalencia de una única superpotencia mundial y un único orden económico planetario, nos encontramos ante un nuevo y mucho más ambicioso proceso que procura profundizar la organización del mundo mediante nuevas instituciones de diversa índole como la Organización Mundial del Comercio en lo económico (1995) y la Corte Criminal Internacional (1998), entre otras.

 

Fuente: “El Cerebro del Mundo” de Adrián Sabulchi